Renting o leasing, ¿qué conviene más?

renting

Cada vez vemos más empresas de alquiler de coches en las grandes ciudades. Parece ser que el ciudadano está cambiando de hábitos y prefiere coger un vehículo para desplazarse dentro de la urbe antes que traer el suyo propio de casa.

Siguiendo con la intención de cambiar de hábitos de consumo en el sector automovilístico, en este artículo vamos a hablar de las opciones que tienen no sólo las empresas y autónomos, sino también los particulares en cuanto a la adquisición de un vehículo, dos formas diferentes de disfrutar del mismo, el renting y el leasing.

Por ese motivo, vamos a establecer las diferencias entre ambas opciones para que veas qué es lo que más te conviene.

¿Qué es el renting?

Por un lado, está la opción del renting, que consiste en el alquiler de un vehículo. Este alquiler incluye todos los servicios del disfrute del coche: mantenimiento, seguro, matriculación, asistencia en carretera, gestión de multas, reparaciones mecánicas, etc.

Por norma general, el alquiler de dicho vehículo se realiza durante 3 ó 4 años. Al finalizar el contrato, tienes la opción de cambiar el vehículo o prorrogar el mismo.

¿Qué es el leasing?

Por otro lado, el leasing es la opción de alquiler con opción de compra. A esta opción también tienen acceso tanto particulares, autónomos y empresas. La diferencia con el renting es que la financiera adquiere el vehículo y se lo alquila al cliente en cómodas mensualidades. Ahora bien, no se incluye ningún servicio más que el alquiler, el cliente es el que se hace cargo del seguro, la matriculación, el mantenimiento, las reparaciones, etc. Por ese motivo, las cuotas son más bajas que en el renting.

Cuando acaba el contrato, puedes devolver el vehículo, comprarlo o prorrogar el mismo. En este caso, normalmente los contratos tienen una duración de 2 años.

¿Qué ventajas fiscales tienen?

Si bien con el renting te deduces el pago de las cuotas, con el leasing además de las cuotas incluye las amortizaciones.

Como podrás observar, en ambos casos puedes disfrutar del coche con diferentes mensualidades. Obviamente el renting tiene una cuota superior que la del leasing, sin embargo ambas opciones son bastante interesantes.

Para una persona que desea tener la posesión de su coche después de varios años de su uso, el leasing es la mejor opción. Para las personas que son prácticas, el renting es la mejor opción, ya que eliminas cualquier preocupación por el mantenimiento y sólo te centras en el disfrute.

Podemos decir que la diferencia entre uno u otro es similar a la de la compra de una casa o el alquiler. La compra sería similar al leasing, pues aunque durante un tiempo has estado pagando la hipoteca, al final del contrato la casa es de tu propiedad. Sin embargo el alquiler es similar al renting, disfrutas del uso mientras pagas una cuota mensual, cuando acaba el contrato puedes decidir si renovarlo o irte a vivir a otro lugar.

Como puedes observar, el renting o el leasing no sólo son para los automóviles, sino que también puedes obtenerlos en equipos electrónicos, maquinaria, oficinas, naves industriales, etc. De lo que se trata es de observar otras formas de adquisición de bienes muebles o inmuebles que no la tradicional como la compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *